miércoles, 21 de abril de 2010

Campaña con el vecino. Por: Douglas Gómez Barrueta (Tal Cual)



Algo en lo que parecen estar de acuerdo Hugo Chávez y Juan Manuel Santos es que jugar al nacionalismo suma votos en las elecciones. Por esto quizás la última batalla de micrófonos que han emprendido los dos confesos militaristas no sea más que el inicio de una estrategia de campaña.

Chávez aseguró el lunes, desde una más de las cumbres del ALBA que se organizan en Caracas, que las palabras del pupilo de Uribe eran una "amenaza para todos, pero sobre todo para Venezuela, Ecuador y Nicaragua".El teniente coronel se refería a la confesión que hizo el ex ministro de la Defensa colombiano de sentirse "orgulloso" de haber ordenado en marzo de 2008 el bombardeo contra el campamento de las FARC en Ecuador, hecho en el que murió el comandante Raúl Reyes.


FALSA PRUDENCIA
"Ahora bien, frente a la pregunta de si lo haría otra vez y si lo haría en Venezuela, me parecería una irresponsabilidad de parte mía, porque es una pregunta hipotética, responder sí o no, porque creo que debemos guardar unas prudencias, sobre todo por la situación que en este momento estamos viviendo con Venezuela", dijo Santos en el debate televisivo con sus contrincantes.

Pero el aspirante presidencial colombiano aprovechaba así la oportunidad para presentarse como el candidato más antichavista. "Chávez se ha convertido en el jefe de campaña de los candidatos colombianos. El tratará de que el aspirante que le resulte más antipático no gane, pero no termina de comprender que perdió el encanto en América Latina. Si insulta a un candidato lo hace subir en las encuestas, como ocurrió recientemente con Santos", asegura vía telefónica Gerardo Arellano, profesor de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV, "una universidad perseguida por este gobierno" agrega.

"El comando de Santos tiende a venezolanizar la campaña, porque ya tienen una buena experiencia durante el gobierno de Uribe, sobre todo en materia de concreción de alianzas con Estados Unidos", asegura vía telefónica el internacionalista Víctor Mijares, profesor de la USB y coordinador del proyecto de Seguridad y Conflicto del Instituto de Altos Estudios de América Latina.

Por esto, fue predecible que el candidato presidencial colombiano respondiera a la acusación del presidente venezolano. "Creo que al pueblo colombiano no le debe gustar que el presidente Chávez interfiera en las elecciones", afirmó ayer Santos a la Radio Viva de Pasto, ciudad ubicada en el sureño departamento de Nariño.

"Otros candidatos sí dijeron que bombardearían países vecinos si hay campos terroristas y se me viene el presidente Chávez a mí, lo cual indica claramente que está queriendo interferir en las elecciones", agregó el aspirante presidencial en su conversación radiofónica.

La estrategia de Santos también le proporciona cierto respiro al gobernante venezolano pero sólo a corto y mediano plazo según Mijares. "A largo plazo es fatal para el proyecto chavista, las consecuencias estratégicas para Venezuela serán terribles" vaticina el experto. "Colombia ha desviado a China 40% de las exportaciones que deberían ser a Venezuela, pero el gobierno venezolano no ha logrado aumentar en el mismo porcentaje sus importaciones".

Para Arellano, no hay manera de que en la campaña colombiana Chávez no sea un tema. "¿Cuál candidato que vaya a hacer campaña en el Norte de Santander no va a hablar de la relación con Venezuela? Si no lo hace, en Cúcuta le van a decir ignorante". Algo que no debe ser una buena manera de ganar votos.

En la web: http://www.talcualdigital.com/Avances/Viewer.aspx?id=34209&orig=RSS&secID=1