lunes, 30 de agosto de 2010

Entrevista: Latinoamérica madura. Por: Jessica Carrillo Mazzali

Tal Cual, 30/08/2010

El panorama ideológico de Latinoamérica se mueve como un péndulo. En 2009, los electores de El Salvador, México y Uruguay oscilaron entre la derecha, la izquierda o la centro-izquierda. Mientras, en las elecciones parlamentarias de Argentina y Panamá, los electores prefirieron inclinarse a la derecha. En total, durante 2009 el calendario de votaciones marcó siete fechas para comicios presidenciales, dos referendos y tres procesos legislativos.

Durante 2010 en América Latina se han celebrado elecciones presidenciales en Chile (segunda vuelta), Colombia y Costa Rica. En Chile, la imposibilidad de Bachelet consolidar un candidato hizo que la derecha (por primera vez desde la dictadura) triunfara. En cambio, Oscar Arias logró dar continuidad a su partido, con la elección de Laura Chinchilla.

Antes de finalizar el año se esperan aún dos procesos electorales de relevancia: las presidenciales de Brasil y las parlamentarias venezolanas. James Petras, especialista en asuntos Latinoamericanos, pronostica en el artículo Brasil y Venezuela, dos procesos electorales cruciales, que los comicios ejercerán un impacto decisivo en la política, la política económica y las relaciones de América Latina con Estados Unidos durante toda la segunda década de este siglo. "Si Brasil `gira a la derecha’, fortalecerá inconmensurable- mente la influencia estadounidense en la región y acallará una voz independiente. Aún cuando ningún candidato dará ningún gran paso adelante hacia una mayor justicia social, si resulta elegida la candidata preferida por Lula, Dilma Rousseff, esto supondrá un avance en el camino hacia una mayor integración latinoamericana", explica.

YA NO ES IZQUIERDA VS. DERECHA Sin embargo, internacionalistas venezolanos analizan las tendencias ideológicas en Latinoamérica desde otra perspectiva.

Víctor Mijares, profesor de la UCV y la USB, detalla que en la actualidad sólo proyectos tan radicales como los que pertenecen a la ALBA podrían estar claramente identificados con la izquierda radical. Ese tipo de gobiernos son los que están más inclinados hacia sistemas totalitarios, en los que "el ganador lo toma todo" y no se plantea un balance de poder.

"Nicaragua, Bolivia, Venezuela, y en alguna medida Ecuador, son democracias, en el sentido estricto de los procedimientos y no del respeto a ciertos derechos, que no son liberales", afirma Mijares.

El profesor plantea que hay otros gobiernos de izquierda como el de Pepe Mujica en Uruguay en el que, a pesar de haber sido un guerrillero, hasta ahora no ha evidenciado tener una tendencia totalitaria.

Por su parte, Félix Arellano, director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV, plantea que en América Latina está ocurriendo un hecho interesante: los gobiernos, tanto de derecha como de izquierda, están respetando derechos fundamentales y existe una consideración de las minorías y los mercados. A este tipo de gobierno, Mijares lo llama democracia liberal.

Arellano considera que las democracias latinoamericanas están tomando un tinte social, debido a que ha existido una revisión crítica de las ideologías de las violentas izquierdas radicales y de los gobiernos de extrema derecha. Y añade que ambas tendencias pierden espacio en el continente porque están destinadas a la represión y el empobrecimiento, como es el caso de Cuba.

Por lo tanto, la propensión es a ir hacia movimientos sociales con alto grado de respeto a los derechos humanos. A juicio de Víctor Mijares, esto responde a un proceso de maduración de las democracias en América Latina y a que luego de la Guerra Fría la supremacía estadounidense ha mermado. La consecuencia está muy clara y hoy los marcos de referencia de izquierda contra derecha se han roto. Ahora, cada nación, cerca o lejos de Estados Unidos, construye sus propias referencias.

"Las democracias fueron madurando en el continente. Lamentablemente, en Venezuela, lejos de lo que se creía, hubo un retroceso y nos acercamos al modelo cubano", explica.

América Latina está creciendo y está apostando al desarrollo. El año 2010 será crucial para que estas propuestas, diversas entre sí, pero todas con cierta aspiración de izquierdas, se mantengan. Y el reto es que, en cualquier caso, los ciudadanos y ciudadanas de los respectivos países tendrán que decidir libremente su destino.

En la web.