lunes, 30 de agosto de 2010

Top 5 de la década... los líderes más influyentes

5) Jiang Zemin, China: por estabilizar la nave en pleno crecimiento.
El heredero y discípulo de Deng Xiaoping, uno de los más importantes estadistas del siglo XX, no sólo logró mantener el control férreo en plena expansión, sino que además gestionó la más delicada transición de principios de siglo, otorgándole al autoritarismo burocrático chino la estatura de modelo alter-occidental viable.

4) Osama bin Laden, al-Qaeda: por liderar a la insurgencia mundial que le cambió la cara a la guerra.

El Sheikh, antiguo aliado de Occidente en contra de los soviéticos, se convirtió tempranamente en el hombre más buscado. Dirige la red de insurgencia más grande y temida del mundo. Aunque muchas teorías de la conspiración lo ubican como pieza de americanos y británicos, y desdeñan de al-Qaeda, los efectos de su liderazgo en el Islam radical marcó la confrontación durante la primera década del siglo XXI.

3) Ali Jamenei, Irán: por mantener un indiscutible control sobre su sociedad y mover las piezas para beneficiar la posición internacional de Irán.

El líder espiritual iraní es devoto de los asuntos terrenales, la política es su predilecto. Este Richelieu persa, sin el lastre de un Luis XIII, se ha convertido en el gran elector, dominando a la sociedad iraní y variando su política exterior con un gran sentido de la oportunidad. Termina la década como el gran ganador de las últimas convulsiones de Asia Central y Oriente Medio.

2) Vladimir Putin, Rusia: por sus esfuerzos en colocar a Rusia entre los grandes, otra vez.

En uno de sus últimos discursos como Presidente, el actual Primer Ministro Putin dijo que la mayor tragedia geopolítica de la historia fue la desaparición de la URSS. ¿Es un comunista convencido? No, es un patriota ruso (amante de los nuevos negocios y la buena vida), con una obsesión compartida por los jerarcas de su partido, La Nueva Rusia: ser un jugador mundial. Putin abandonó la línea pro-occidental de su padrino Yeltsin y buscó su propio rumbo ruso, apelando al nacionalismo (y, por qué no: al paneslavismo), al petróleo y al arsenal nuclear heredado de los tiempos soviéticos. Las tres herramientas han puesto a Rusia en un lugar indiscutible de gran potencia.

1) George W. Bush, Estados Unidos: por haber liderado un nuevo tipo de guerra y cambiar la geopolítica mundial.

No hay líder más polémico en esta década que pronto termina, W representó un cambio en las acciones exteriores de la superpotencia. Recordado por la Doctrina Bush (diseñada fundamentalmente por Paul Wolfowitz y Donald Rumsfeld), en los libros de historia su nombre difícilmente será separado de conceptos como "guerra preventiva" o "coalición de los dispuestos". Luego del 11-S su país no vivió otro ataque terrorista, por lo que se fue con el beneficio de la duda, pues en su opinión era mejor luchar una guerra fuera que dentro de EE.UU. Es probable que la década que termina sea conocida en el futuro como "la era Bush".