domingo, 4 de diciembre de 2011

"Atacar Irán significa encender muchos frentes de conflicto". Por Carmen M. Rodrígez T.

El Universal-Caracas

La salida de los diplomáticos iraníes de Reino Unido luego del saqueo de la embajada británica en Teherán es tan sólo un nuevo síntoma del distanciamiento entre la nación islámica y Occidente. La radicalización de las posturas se produjo tras la publicación del informe de la Agencia de Energía Atómica (AIEA) en el que se prueban las intenciones del gobierno de Mahmoud Ahmadinejad de crear una bomba nuclear. 

La polémica se enciende justo en momentos de cambio en Medio Oriente, el mundo árabe y Asia Central y sus consecuencias, más allá del temido ataque nuclear, amenazan con cambiar la economía y la geopolítica mundial, según explica el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Simón Bolívar (USB) Víctor Mijares

¿Se puede considerar a Irán como una amenaza? 

-No es tanto el desarrollo nuclear iraní sino lo que se percibe como intenciones iraníes. Sobre todo las intenciones manifiestas del presidente (Mahmoud) Ahmadinejad respecto a Israel. Por supuesto, la posibilidad de armamento nuclear siempre es vista con mucho recelo, sobe todo por las potencias vecinas y las que ya tienen el armamento y no quieren perder el oligopolio. 

"Pero lo que se teme es el liderazgo que tiene Ahmadinejad, por una parte, y por la otra es la inestabilidad del gobierno iraní, porque aunque parezca muy sólido, es un sistema muy complejo en donde hay una pugna interna entre sectores clericales y sectores laicos". 

¿Es posible hablar de una invasión a Irán? 

-No lo considero probable por varias razones. La primera es que Irán no es Irak o Libia. Es un país mucho más grande, no solamente en área. Es mucho más complejo, más montañoso y bastante poblado -con más de 60 millones de habitantes- y además de esto es un país que antes y después de la revolución iraní pasó por largos procesos de modernización, lo que sumado a los recursos petroleros le ha permitido tener una población relativamente educada, bien distribuida y con una mejor calidad de vida, lo que se puede ver bien reflejado en las fuerzas armadas. 

"Además de esto Irán tiene relaciones muy estrechas con Rusia, Siria y Hezbolá por lo que atacar significaría encender muchos frentes de conflicto". 

Entonces ¿cómo la comunidad internacional puede contener al país? 

-Lo están tratando de hacer de varios modos y una de las formas más agresivas que han puesto en práctica son estas sanciones cada vez más duras. El problema es que el petróleo iraní va es hacia Asia. 

"Una forma, que estaría negada, de castigar a Irán sería un embargo petrolero, pero esto crearía un shock energético a nivel mundial, y los países que quieren imponer las sanciones saldrían castigados". 

¿Qué rol están jugando Rusia y China? 

-China y Rusia tienen un interés geopolítico en Asia Central, que tiene que ver con sacar a las potencias occidentales de esa región. De limitar el poder de los Estados Unidos... y por supuesto esto se puede lograr de una mejor forma generando unos focos de resistencia antioccidental, para lo que Irán juega un papel importante. Hay un alineamiento político pero no hay una alianza. 

¿Cómo los cambios en el Mundo Árabe pueden impactar en la crisis con Irán? 

-Lo que realmente puede traer como consecuencia esto es que, debido a estos cambios de liderazgo, se tengan que reiniciar relaciones para volver a conocerse. Cambios de gobierno generarían una nueva situación de liderazgo, donde los nuevos líderes tendrían que definir cuál va a ser su política con respecto a la región, cuáles son los intereses y los cambios de alianzas. En el caso de Egipto, que fue aliado de Israel durante 33 años, de pronto cambió la situación y aparece como una amenaza en la frontera. Además, cambios radicales de gobierno históricamente han generado guerras en la zona donde ocurren. 

¿Está planteado un cambio de régimen en Irán? 

-Viene necesariamente un cambio en Irán y lo digo porque hay informes que revelan que el líder supremo, ayatolá (Alí) Jamenei tiene un cáncer muy agresivo. Es un hombre de edad avanzada... Su desaparición física o intelectual puede generar cambios en la correlación de fuerzas dentro de Irán y esto podría alentar a grupos como el de Musavi, los modernistas, incluso parte de las Fuerzas Armadas que podrían estar más vinculados a Ahmadinejad, quien está tratando de jugar a una revolución dentro de la revolución. 

¿Qué otras amenazas existen hoy en la región? 

-Pakistán, que tiene fronteras con Irán, es un país muy inestable en donde el gobierno, que en teoría es democrático, tiene que sostenerse sobre la base de un Ejército que al parecer está dividido entre aquellos que podrían apoyar a Al Qaida y a los radicales islámicos y otros que podrían ser muy cercanos al expresidente Musharraf y muy cercanos a Estados Unidos. El problema con Pakistán no es que sea un país densamente poblado, islámico o que tenga unas Fuerzas Armadas islamizadas, sino que tiene 60 ojivas nucleares. 

¿Cómo Venezuela podría verse afectada? 

-La posibilidad de un shock económico ante una guerra o una perturbación significativa en esta región tendría unas consecuencias nefastas en la comunidad internacional. Si se elevasen demasiado los precios del petróleo ante un conflicto en un país petrolero como Irán, en una zona petrolera como el Medio Oriente o con muchos oleoductos como en Pakistán, se generarían altos precios del petróleo. Esto, en momentos donde Europa y EEUU están pasado por una crisis, podía traer como consecuencia recortes en la demanda y un movimiento rápido hacia los bajos precios. 

"Esas fluctuaciones violentas tienden a generar un impacto muy negativo en los países exportadores que -como Venezuela- somos tan dependientes de la venta de crudo". 


En la web.